Nuevas Guías Alimentarias para los estadounidenses y los Adultos Mayores

Las nuevas Guías Alimentarias para estadounidenses (DGA) publicadas recientemente por los Departamentos de Agricultura (USDA) y Salud y Servicios Humanos (HHS) instan a los estadounidenses a “hacer que cada bocado cuente.” Esta última edición se centra en una dieta saludable en cada etapa de la vida, incluso para los adultos mayores. Las DGA alientan a los adultos mayores a elegir alimentos ricos en nutrientes y comer más verduras, frutas, cereales integrales y productos lácteos, y menos alimentos con azúcares añadidos, grasas saturadas y sodio. Además, las DGA comentan que los adultos mayores a menudo no comen suficiente proteína, la cual es importante para prevenir la pérdida de masa muscular magra que ocurre naturalmente con la edad e identifican también la falta de vitamina B 12 adecuada y la hidratación como preocupaciones principales.

Las DGA recomiendan que los adultos mayores “sigan un patrón dietético saludable en función a los cambios en las necesidades dietéticas y un mayor riesgo de desnutrición que se produce con la edad “. De hecho, la desnutrición en los adultos mayores persiste como una crisis creciente en los Estados Unidos y se ha visto agravada por la pandemia mundial de COVID-19 que ha intensificado las disparidades y el aislamiento físico.

La coalición Defeat Malnutrition Today ha trazado objetivos y estrategias específicas para ayudar a superar la desnutrición en su Plan nacional: Logrando Atención de Calidad para la Desnutrición de las Personas Mayores, versión 2020. Una de estas estrategias aborda la importante brecha en nutrición y atención médica para adultos mayores, señalando que la atención de la desnutrición no está incluida en las medidas de calidad que ayudan a evaluar el valor y la eficacia de la atención médica. Esta brecha se subrayó de manera similar en un reciente resolución del Senado que motiva la “adopción clínica de la desnutrición con medidas de calidad” .

Se ha desarrollado una puntuación compuesta global de malnutrición, que consta de 4 medidas de calidad, centrada en los pasos críticos para la identificación, el diagnóstico y el tratamiento del riesgo de desnutrición en el hospital. El Measures Application Partnership (MAP) Hospital Workgropup está revisando esta medida creada a principios de 2021, para su adecuada inclusión en los Centros de Medicare y los Servicios de Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés) Programa de Informes de Calidad para Pacientes Hospitalizados (IQR, por sus siglas en inglés). El National Quality Forum (NQF, por sus siglas en inglés) también está revisando la medida para respaldar su uso.

Ahora es el momento de abogar por la aprobación del puntaje compuesto global de desnutrición para ayudar a garantizar que la nutrición sea parte de una atención médica coordinada, segura y de alta calidad para los adultos mayores e identificar mejor a aquellos que necesitan ayuda, apoyo y motivación para lograr una dieta saludable.

Originally published by The National Hispanic Council on Aging (NHCOA): Source

Share